Balneario de Alange


He tenido la ocasión de visitar el balneario de Alange, una herencia de los romanos que a bien, tenemos que conservar y utilizar para nuestro bienestar dado que sus aguas si no son milagrosas, si que tienen propiedades beneficiosas para la salud.

Terma Romana. He pasado un fin de semana en el balneario con mi mujer y hemos realizado un circuito de relax y salud, que consta de ducha escocesa, baño turco, baño de contraste y masaje de aceites de esencias.

Si bien siempre había pensado que esto de los balnearios era cosa de mayores,(pensionistas, jubilados, etc). Pero me sorprendió mucho cuando entre en las instalaciones y vi a familias enteras, matrimonios jóvenes y parejas. La atención por parte del personal fue excelente un trato profesional y atentos a cualquier necesidad por nuestra parte, llegamos un sábado al medio día y después de comer en el hotel, descansamos un poco, a media tarde entramos en las instalaciones del balneario donde nos indicaron lo que debíamos hacer en todo momento.
También he de recalcar que el hotel en el que estuvimos llamado varinia serena,( en honor a la hija de la  fundadora del balneario), invita al descanso desde el primer momento que entras por la puerta principal, los patios interiores llenos de plantas aromáticas, sillones de lectura y un silencio en todo el recinto, respetado en todo momento por los huéspedes del hotel.
Una vez dentro del balneario empezamos el recorrido con una ducha escocesa, para la cual nos enviaron a lo largo de un pasillo para salir al patio principal donde el bañero jefe nos indico unas escaleras por la cual debíamos bajar hacia las termas, donde recibiremos la ducha escocesa, una vez en las termas una auxiliar nos indico que lo que íbamos a recibir era dos chorros de agua uno caliente y otro frío a la vez mas otro de agua fría que nos caería de una ducha que teniamos encima de la cabeza, para que el contraste de temperatura nos hiciera reacionar el organismo para seguidamente entrar en la terma que esta a una temperatura de unos 32 o 33 grados aproximadamente y durante un espacio de tiempo de 20 a 25 minutos.
una vez realizada la ducha escocesa pudimos disfrutar de la piscina y la pradera ( jardines exteriores), donde se respiraba unos aires de tranquilidad y sosiego que hacia mucho que  no había respirado.
Al día siguiente después de desayunar nos dispusimos a ir de nuevo al balneario que estaba a unos 30 metros mas o menos del hotel, para comenzar otro día de relax a base de agua purificante. comenzamos la sesión con ducha escocesa para pasar al baño de  contraste que consiste en un baño en piscina de hidromasaje en agua caliente durante unos 20 a 25 minutos para seguidamente pasar a un baño de agua fría, (mas bien helada). Pero muy reconfortante, durante otro periodo de tiempo igual al anterior, después entramos en el baño turco, -siempre crei que era como la sauna, pero nada que ver-.
al entrar no se aprecia una temperatura excesiva pero cuando tocas la piedra de marmol en el que te tumbas notas que quema, no excesivamente, pero hay que echar agua de vez en cuando para estar a gusto y aguantar el tiempo que quieras, al final  nos dirigimos a una sala de masajes para recibir un masaje de aceites de esencias que me dejo molido, pero muy relajado. Hasta aquí era el circuito que teníamos programado, pero he de resaltar
que todo el entorno tanto interior como exterior del balneario invita a tener una estancia tranquila y relajada.
Los jardines exteriores están diseñados para pasear o leer o simplemente no hacer nada solamente descansar.
Os dejo unas fotos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios