El Anciano.


Una luz brillaba en los ojos de aquel pobre hombre, con el ceño fruncido, evocando recuerdos vividos ayer. 

Sentado en un banco de aquel viejo parque, estaba el  abuelo cansado, viendo la vida pasar, como pasa el tren, de estación en estación sin tiempo que perder. 

La mirada perdida en un tiempo lejano,y mirando a los niños jugar, juegos que antaño jugaba el también. 

Añora aquellos días que ya no van a volver, tan solo espera el momento en reunirse con su amada que se fue, y llora en silencio como si hubiera sido ayer. 

Lagrimas saladas resbalan por los surcos de su ancianidad, por no haber podido decirla que le esperara un día más, que la quería y no podía dejarla marchar. 

La vieja sonrisa le vuelve a asomar al ver la cara de su amada que diciéndole esta, vengo a buscarte para no separarnos nunca más, el anciano la mano le da. 

Poema escrito PARA imagen busca poema de la comunidad artística ” la Poesía no muerde”. Sobre un dibujo en tiza pastel, de Marítza Contreras.

http://lavidaenpoesia.wordpress.com/  

Un comentario en “El Anciano.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s