Fibro, Que dolor que tormento.


Este dolor que me corroe por dentro hace que mi vida sea un tormento de malestar y sufrimiento.

Limita mi capacidad de trabajar, de vivir, de disfrutar de esos pequeños  momentos, que dan a la vida esa chispa de alegría y felicidad.

Los aguijones que me desgarran por dentro, desde la cabeza hasta el último dedo de mi pie derecho, me desgarran lentamente física y mentalmente.

Destroza mi voluntad, absorbe mi valentía, de ser quien fui aquel día en que nada paraba mis ansias de la vida.

Podéis pensar que soy una mente atormentada que vive de la pena, la lastima, que busca ansiadamente que se comparezcan.

Más allá de la realidad, no busco nada más que mi bienestar. Un equilibrio entre dolor que me mata lentamente, y las ganas de sacar todo lo que se oculta de mi mente, que por culpa de este mal se esconde en el más recóndito de mi subconsciente.

Quien no conoce este mal no lo entiende, no lo comprende, te tacha de cuentista, de perritranco que te has buscado una excusa para vivir una vida ociosa, y yo le deseo que tenga suerte en la vida que sea benigna y que no le caiga este mal, que entonces sabrá lo que es sufrir de verdad.

Sufrir de dolor, de incomprensión, de ignorancia ante algo que no tiene esa solución infalible que te da alegría de seguir disfrutando de la vida.

Un comentario en “Fibro, Que dolor que tormento.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s