La Reunión


El silencio llena la sala, las sillas colocadas como un escuadrón esperando a ser pasado revista, esperando a que lleguen sus ocupantes y las vayan ocupando. Poco a poco el silencio se va llenando de murmullos y acaban en voces estridentes, sin acierto, ni concierto.

Un voz se alza entre las demás, se hace oír por encima del griterío reclamando su atención. Alza la voz imponiendo su liderazgo, no todos obedecen a su imposición, siempre hay alguno que intenta destacar ante los demás y creer que su ironía esta llena de gracia, que absurdo, que ignorante al creerse más importante.

Cuando algo se hace por el bien de la mayoría es de idiotas pensar que mi pensar es mejor que el de los demás e ironizar hacía aquellos que trabajan por y para el bien de los demás, sin pedir nada a cambio, sin llegarse a quejar, que ambigüedad yo te doy si tu me das, y a esto llaman soliradidad.

Si esto es así ¡Viva la hipocresía y la necedad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s