El Parque.


Salgo a pasear por mi ciudad, sus calles, sus plazas, sus parques, que traen grandes recuerdos a mi cansada memoria llego a este bonito parque.

Me siento aquí un rato en el banco de este paseo, y contemplo la vida a mí alrededor, la escarcha deshaciéndose con los primeros rayos de sol.

El invierno se va alejando con su frío intenso dando paso a la suave primavera, a los lindos trinos de los pájaros y a las flores bellas.

Los árboles comienzan a brotar de sus yemas nacerá nueva vida, y de un intenso verde el parque se llenara. Los pájaros vendrán a hacer sus nidos en las nuevas ramas, bajaran a beber de sus fuentes,  juguetones volaran de rama en rama.

Los niños salen a jugar, a correr, a llenar de risas y carreras las veredas, como ellos saben llenar de vida y alegría la vida.

Los mayores con su ropa deportiva se pondrán en fila, para su gimnasia matutina realizar y en forma sus curtidos cuerpos mantener, disfrutar como lo hacían ayer, cuando los estragos del tiempo no hicieron mella alguna en ellos.

En el centro la gran fuente con su monolito apuntando al cielo y las esculturas de aquellos que un día cruzaron el inmenso mar e hicieron grande nuestra historia, alrededor viendo de la fuente viendo la vida pasar desde sus pedestales el navegante, el misionero y el descubridor vigilan a sus paisanos con gran devoción.

Mientras los chorros de agua les lavan los pies como antaño lo hizo el agua del mar en aquellas playas lejanas, las luces por la noche alumbran su cara, sigo en este banco sentado pensando dando un repaso a la historia de esta tierra, mi tierra, donde nació Pedro de Valdivia, donde nacieron aquellos que con su amor la vida me dieron.

De las fábricas de esta ciudad antaño salieron grandes campanas de bronce, hermosas romanas, olorosos jabones y de donde según cuenta la historia la tortilla de patata se invento y a lo más alto de la gastronomía ha llegado.

Aquí nació un gran escritor muy nuestro como lo fue Felipe Trigo, que con su gran obra “Jarrapellejos”, “Médico Rural” sus mejores obras son y el nombre de su ciudad por el mundo paseo; Jésus Sanchez Adalid también aquí se crió, que gran hombre, que gran historiador, que grandes sus obras, tan grandes son como J. M. Calderón.

¡Ah! Que grande es la historia de esta mi ciudad y cuantas cosas quedan aún por contar que he de postergar, por que la noche se echa encima y debo a casa regresar y descansar.

 Los pájaros quieren a sus nidos regresar, mañana nacerá otro bello día en esta gran ciudad la mía, este parque volverá a llenarse de trinos, risas y alegría.

Prque de conquistadores.

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s