100 Seguidores.


Cuando empece este blog hace ya algunos años por el 2011 no era mi intención darle el sentido que tiene hoy día, y mucho menos que llegaría a 100 seguidores.

Desde Agosto del año pasado 2014 una amiga me incito a retomar algo que según ella se me daba bien y que además ella sabía que me gustaba, (tiene que saberlo por algo es mi psicóloga) Por que no, es cierto que me gusta, ¿y eso de que se me da bien? Es otro cantar que no me pertenece a mi decirlo, si no a todos vosotros que leéis mis poemas, haikus  y escritos.

Como iba diciendo desde Agosto hasta el día de hoy y gracias  “xavieralexandro.wordpress.com” que es mi seguidor numero 100, ahora vendría y por ser el seguidor numero 100 le ha correspondido un bonito regalo, pero claro el único regalo que le puedo hacer ahora mismo es darle mi amistad y algún premio de los que aún tengo que agradecer y seguir las bases del los mismos.

Muchas gracias a todos los que perdéis unos minutos de vuestro tiempo en entrar en este mi y vuestro espacio y los dedicáis a leer todo aquello que sale de mi mente sin malos propósitos.

Gracias de corazón.

No soy lo que escribo, soy lo que tú sientes al leerme.

Arte con Granero


Este poema se lo he escrito a Antonio Granero, Extremeño de nacimiento, natural de Villafranca de los Barros, Badajoz y un grandisimo cocinero de profesión, actualmente emite un programa de cocina en Canal Extremadura TV. Una persona campechana, con un humor impresionante y muy dado a promocionar lo nuestro, los productos Extremeños introduciendo los en la cocina internacional. Diría de él que es un Castuo hasta la médula.

Tuve la suerte de coincidir con el en el 2007 en Fial. La feria ibérica de la alimentación en Don Benito, Badajoz.


Arte con Granero.

—————————

Al llegar la una y media espero con

anhelo que empiece el granero,

que con mucho arte y salero nos

alegra el mediodía mientras hace

la comida.

Con un ajito y cebollita empieza

el guiso del día, un guiso casero,

un guiso de puchero o si lo quieres

un plato de gourmet con un vinagre

de jerez.

Hay que ver que arte tiene el Granero

que con aceituqui de oliva y una pizca

de sal te saltea un calamar, un solomillo

de ternera o un cochinillo lechal.

Como guarnición no ha de faltar verduriqui

fresca, que refresque el paladar y sus hierbas

aromáticas siempre a mano están, para postre

lo que prefieras pues el horno a tope esta,

te prepara una magdalena, un bizcocho o un flan.

No le sobra nada, nada se puede tirar y lo

poco que desecha para las gallinas va.

Hay que arte tiene el granero, que gran

cocinero, de los pocos que hay, gracioso,

campechano y con salero hasta el papel

sabe gastar.

Para todos esos lampuzos que no saben

comer tenéis que ver a Antonio Granero

con el vais a aprender  y si no lo hacéis al

menos os divertiréis.

10626567_458946930913838_5459266231165705477_n

Besos


Besos, pasión y amor

un coctel de ilusión

que todo ser humano

gusta de saborear por

San Valentín.

Si tan solo de tus labios

saliera un ¡TE QUIERO! me

desharía en deseos de besar

tus labios, tú cara, tus ojos, tú

cuerpo por completo.

Si tan solo tus ojos me miraran

con el brillo de la pasión te

besaría como si no hubiera un

mañana, con el hoy sería suficiente.

Si tan solo me amaras como yo

te amo a ti, arderían nuestros

cuerpos con el fuego fatuo del

Amor.

El Tiempo y el Amor, El Amor y el Tiempo.


¡

¡Ah! El tiempo pasa inadvertido

ligero y muy preciso, contando los

segundos, pasando los minutos.

¡Ah! El amor a veces dulce, tierno

y meloso, otras amargo duro pero

a su vez hermoso.

¡Ah! El tiempo y el amor, el amor

y el tiempo, unidos los dos por los

mismos sentimientos.

¡Ah! Sentimientos de brevedad,

de intensidad y de locura, cuando

llega, llega lento y sosegado.

¡Ah! Cuando se va, marcha raudo

y con premura sin apenas poderlo

saborear, como se saborea una fruta

madura.

¡Ah! Que será que cuando te vas

acostumbrando a su locura, a su

hermosura pasa veloz y te deja

ese sabor a miel en los labios,

ese dolor en lo más hondo del

corazón .

¡Ah! Si pudiéramos parar el tiempo,

si pudiéramos amar con más intensidad

aún siendo breve, lo dejaríamos marchar

libremente sabiendo que disfrutamos de

él todo lo que se podía disfrutar.

La Tempestad


Sombrío y gris se tornaba el cielo nubes de miedo

acechaban en el horizonte de aquel corazón bravío

que  aun  no conocía el mayor de los retos le esperaba ¡El amor!

Aquello que estaba aún por demostrar la valía de aquel

hombre noble y valiente que llevaba el timón de su vida

pacifica y tranquila, hasta que ella apareció en aquel gris horizonte.

Ella llego como tempestad de verano llega levantando

pasiones con gran fuerza y temor a un corazón tranquilo

poniendo a prueba el temperamento de su pasión.

Aquella tempestad levantaba vientos de ocho nudos

de candor, hacían que ardiera su alma con desesperación,

sus sentidos se ofuscaban  ante tanta pasión, semejante

prueba demostró que dos corazones unidos pueden

gobernar el mayor de los navíos.

Al igual que un velero escora por el oleaje que levanta

la tempestad, sus sentimientos escoraban ante los

impulsos incontrolados de tanta pasión, ante semejante

prueba de valía, pudieron hacerse con el timón como

navegantes experimentados gobiernan su embarcación.

Así unidos por el amor continuaron su travesía por el mar

de aquella vida que una tempestad de verano quiso cruzarse

ante aquel hombre noble y valiente, que en el gobierno del amor se curtió.

A través del cristal.


Miro a través del cristal y llueve

lagrimas de dolor.

Salgo a la calle y veo sufrimiento

y hambre en los ojos de aquellos

que un día refulgían alegría,

fervor y gran ilusión.

Aquellos que tenían algo que llevarse

un trozo de pan a la boca, y hoy rebuscan

en contenedores algo que comer por

poco que puedan comer.

Que sus hijos no tengan que dormir una

noche más con esa triste canción que el

hambre provoca es sus pequeñas tripitas.

Miro a través del cristal y llueve

lagrimas de dolor.

Salgo a la calle y veo sufrimiento

y hambre en los ojos de aquellos

que un día cantaban con ilusión.