Concha


Los dedos rozaron su piel,

recorrieron lentamente su cuerpo,

dedos largos,

dedos delgados y

tersos a su vez.

Los folículos de su piel se erizan ante una ligera

presión de sus yemas,

provocando escalofríos en todo su ser.

El roce era de tal suavidad que el esmalte

de sus uñas asimilaba mármol pulido

deslizándose por la piel.

Como suspiros llenaban los pliegues

de su cuerpo mientras dibujabas  palabras de amor,

su carne rosada palidecía ante su tacto.

Largos dedos estilizados y esmaltados

acarician con suavidad y pericia,

con cariño y ternura,

expresan sentimientos,

expresan dulzura .

Poema escrito para la poesía no muerde, experiencia veraniega

lavidaenpoesia.wordpress.com

Imagen: Concha Rodriguez (Santiago de compostela)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s