Canta el Trovador


Narra el poeta, poemas de amor a

nobles damas y sirvientas sin distinción.

Bella señora de ojos negros y tez blanca,

de gran hermosura, como las rosas en primavera,

como el jazmín en las noches de verano.

” Mira en el espejo,

mira el reflejo de la luna,

cuan amante y fortuna

cantan los trovadores ”

Cuida al caballero, que con gran esmero se

enfrenta en la liza para poder recoger tu pañuelo

y así bajo tu nombre demostrar al mundo entero

que su amor fue para ti primero.

Canta el trovador las dichas y desdichas

de las batallas del lugar de cómo aquel caballero

reto a todos los demás por ganarse tu favor,

sin poner coto a su valor por el suelo rodó y

allí quedo, con tú pañuelo prendido del brazo

mirando al azul del cielo, en el que una nube blanca

a ti se asemejaba, y con los brazos abiertos lo invitaba

a marchar con ella a los prados inmensos, donde los

valientes caballeros que en la tierra dejaron su vida en

las lizas por bellas damas que su amor pretendieron,

todo por lucir del brazo un simple pañuelo.

Nació de la Casualidad


Nos conocimos una mañana de aquel intenso verano,

nos miramos, nos gustamos y nos besamos.

Paseábamos de la mano,

nos contábamos nuestros secretos,

nos enamoramos.

Una tarde como muchas otras salimos a pasear por el campo,

entre besos y caricias acabamos entre un matorral,

tu te entregaste a mi y yo a ti,

fue nuestra primera,

vez con prisas y con miedos no lo pudimos hacer.

No nos importo por que emanaba el amor por los

poros de nuestro cuerpo al igual que el sudor,

habrá más ocasiones en que tengamos tentaciones

nos dejaremos llevar por impulsos y sensaciones,

por besos y caricias.

Entonces esa será el momento de cerrar un capitulo que se quedo a medio escribir,

para crear un capitulo nuevo, donde tu y yo pondremos un punto y seguido a nuestro amor y rubricar ante el altar una relación que nació de la casualidad.