Dulce Otoño


Llegaste como siempre en brazos del viento,

de su boca escuche el susurro de las hojas,

que decían que había llegado el momento,

dejar su casa y alfombrar el suelo donde yo pisaria.

Y todo se torno de color rojo oxido y ocre,

de los cielos caían como plumas de cisne acariciando el aire,

para posarse con suavidad por donde yo pasaba,

sin dejar de susurrar tu nombre cuando las pisaba.

Los cielos se oscurecen para dar solemnidad a tu llegada,

oír tu dulce nombre en labios del viento y consiguir que

mi dolor se transforme en gozo al sentirte cerca.

Las nubes comienzan a llorar de alegría,

al sentir que llega el día en que tu vendrías,

trayendo como cada año la música en tus labios,

cantando canciones de amor,

en las que los árboles los novios son y la luna es la novia,

vestida de blanco que en sus claras noches se dan la mano.

Todos juntos conforman tu nombre, nubes, luna, árboles, hojas y aíre.

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Eclipse


El ocaso llega lentamente,

todo se tiñe de rojo,

las mareas cambian de rumbo,

para refrescar tu piel.

El cielo se oscurece ante tu timidez

y te oculta tras su piel,

evita que te vean en tu desnudez

Luna Roja

Eclipsas mi vista ves mi eclipse,

desde ahí sentada miras extasiada

como ardo por dentro,

y mi fiel reflejo en el espejo

cristalino de sus aguas encuentro.

Lentamente se me apaga el fuego

que me quema se evapora en el tiempo,

vuelvo a ser yo,

la que mueve mareas,

la que transforma mentes enamoradas,

la que es cantada en las noches estrelladas,

alrededor de las hogueras.