En tu interior.


Te veo cada día y no puedo dejar de

pensar que he de formar parte de tu ser.

Al pasar de nuevo me tiro a tus pies para

cuando me pises colarme a través de esas

sandalias que me hacen estremecer y a ti

una llaga que rasga tu piel.

Penetro lentamente saboreando el momento

en el que dejo de ser yo,

para ser un nuevo elemento,

que recorra tu ser desde dentro,

me cuelo en tu torrente sanguíneo

como una célula más me mezclo con los glóbulos

rojos agarrándome a su núcleo como si fuera hierro,

la plaquetas me miran extrañadas,

no ven en mi a una amenaza,

aún así no se alejan y me acompañan,

recorro las células una a una,

ascendiendo por la femoral y descubro que eres tan bella por dentro como cabía esperar,

entonces recuerdo el famoso refrán “Los ojos son el espejo del alma” Y es lo que he venido a buscar.

Sigo ascendiendo y veo las mariposas en tu estomago,

¿no se por quien son? Aunque recuerdo el rubor en tú

rostro cuando nuestras miradas se cruzaban.

Al pasar por su lado se ponen alborotadas, revolotean como locas,

no se si me han reconocido,

algunas vienen hasta mi y me acarician con sus alas,

me hacen sonreír y noto que tu estomago se contrae

como si lo notaras.

Llego a tus pulmones y un soplo de aire me llena por entero,

voy de un lado a otro disfrutando como un niño en una cama elástica,

río y me divierto,

cuanto más saltos doy mas noto tu respiración acelerada,

al igual que cuando corres sofocada y me quedo absorto mirando

el subir  y bajar de tu pecho acompasando el tiempo,

como si de una sonata se tratara.

Ya más tranquila dejas que me vaya y bese tus labios de forma delicada, siento tus dedos, como por ellos los pasas con suavidad, y delicadeza como si mi beso notaras.

Sigo mi camino por tu torrente sanguíneo ascendiendo hasta tu cerebro y entonces me doy cuenta que tu inteligencia me sobrepasa,

que tus neuronas se alteran cuando me sienten,

que envían estímulos nerviosos por todo tu cuerpo y noto como se contrae, como el sudor perla tu cuerpo y se te pone esa sonrisa tonta,

Sí, la misma que se te pone cuando me ves pasar,

y estas mirando por una rendija de la ventana de tu cuarto.

Comienzo a descender por la aorta y comprendo que esto se va acabando,

que mi recorrido llega a su meta final,

¡Por fin!

Voy a verte palpitar de amor,

amor por mi,

al igual que notarás que es lo que siento yo por ti cuando nuestros corazones se junten en un solo latir,

entonces será cuando un alma pura,

tú alma y un alma sucia,

mi alma, resurjan en un solo ser.

Como el Fenix resurgió de lo que un día fue,

así el amor renacerá entre los dos,

al haber compartido un sentimiento especial.

El sentimiento de la vida,

el sentimiento que nos hace sangrar por dentro,

que esa hemorragia de amor purgue nuestros espíritus,

llegando mas allá  del deseo, del sexo o de la pasión.

https://www.facebook.com/antoncaes
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ
https://es.pinterest.com/antoniocaroesco/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Anuncios

17 comentarios en “En tu interior.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s