Micro Relato.


67.

Cuando decidimos jugar al escondite, no sabía realmente que hacíamos, niños de 11 y 12 años, correteando y vociferando por aquellas calles enturbiando el silencio que allí reinaba. La gente nos miraba con el ceño fruncido.

Salí corriendo por la calle de la derecha. Gire a la izquierda y después a la derecha. Vi abierta una puerta y entré raudo, en aquella sala había un armario de madera entre abierto. Sin pensarlo me metí cerrando la puerta de golpe, oí un clank, como que algo la trababa, pero no me importo. Allí no me encontrarían.

Quince años después abrieron el panteón para sacar los restos de mi anfitrión. Me encontraron en aquel ataúd, con los ojos abiertos mirando a la nada.

Resultado de imagen de panteon

https://www.facebook.com/antoncaes
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ
https://es.pinterest.com/antoniocaroesco/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Anuncios

16 comentarios en “Micro Relato.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s