Quiéreme, o no


Quiéreme, o no,  es un libro de una la gran escritora y locutora de radio, pero de una mejor amiga, hablo de Galiana.

Un libro repletos de relatos, unos cortos, otros más extensos,  en los que su autora nos deja una diversidad de historias, la mayoría por no decir todas, en las que sus protagonistas son mujeres.

Cierto es, aunque su autora no lo quiera reconocer, que lo hará, son relatos bastante feministas y femeninos, pero nada feminazis que es lo que al parecer se lleva hoy día mucho, hundir al hombre en la mayor de las miserias para el gozo de las -no todas claro está, o más bien de unas pocas que son las que se hacen sentir, que no oír- mujeres; en estos relatos como ya digo, la mujer es la protagonista con todo su esplendor y belleza, sacando partido a su bien aprendido arte de la seducción, bien arreglada, pintada y encima de unos buenos zapatos de tacón para ensalzar su figura y claro está, su poderío, al cual nadie puede resistirse, ni hombre, ni mujer.

Basadas en el día a día, sí, aunque pueda parecer mentira estas historias nos pueden pasar a cualquiera de nosotros, no siempre, pero si se nos puede dar el caso de que más de una historia  tiene mucho parecido con aquello que sucedió tal o cual día.

Es un libro ameno entretenido y como digo con historias que nunca pasarán de moda, por mucho que a más de una le pueda molestar (cosas de mujeres diría yo, aunque me puedan tildar de machista).

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Poemas aromados a café


Melódicamente

———————————————-

El frío cae en el exterior,

los cristales se empañan con el calor

que desprende el fuego que refulge

en la chimenea,

el crepitar de la lumbre,

mezcla su sonido con el de la música melódica

que suena por el altavoz,

transportando sus notas por el salón.

Las tazas humean y el ambiente se

impregna del olor a café y leña seca,

a la vez que los versos de los poemas

se oyen acompasados por la música,

como si se hablara de un recital poético,

en vez de una tarde de poesía

entre amigos se tratara.

#poemasaromadosacafé

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

La Semilla


Mis manos se hunden

en la tierra esponjosa,

con los dedos, la aireo,

la ahueco lentamente,

mis uñas,

ennegrecidas,

levantan el sustrato,

 para introducir en ella,

con el mismo cuidado

que una madre mecería su niño,

una semilla,

 que el viento arranco

de aquel viejo árbol

ya casi acabado,

sus ramas secas,

muertas hace ya años,

van cayendo despacio.

El tiempo,

las va resquebrajando

y el pobre árbol,

lentamente,

se va desintegrando,

aún así lucha no ha acabado,

por pervivir,

sigue peleando.

Una rama,

 aún verde,

 en su existir,

da su fruto,

el que le ha de sobrevivir,

sabe que es su último verano,

su último suspiro,

su último esfuerzo

por dejar su legado,

una semilla,

que el viento le ha arrancado.

Ahora,

solo quiere que la tierra la abrace,

que con su calor,

la haga madurar,

que germine en la próxima primavera.

Sin saber, que cayó en mis manos,

y que con cariño y paciencia

a la vida le he de traer,

que el gen que le ha transmitido,

con el tiempo lo haga crecer

y florecer.

Que la belleza que su padre

mostró durante décadas,

vuelva a reflejarse

en la figura del hijo

que le ha de preceder.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Poemas aromados a café


El recuerdo de aquellas tardes

vuelve a golpear mi memoria,

las horas que pasábamos recitando,

mientras la cafetera con un goteo constante

acompañaba los versos y su aroma,

 impregnaba el aire.

Ya no se oyen los versos,

ni el goteo,

 ya no huele el aire.

Aquellas tardes de poemas,

se desvanecieron como su arte.

Los poetas,

que tantos versos recitaron,

se perdieron,

como el aroma del café,

al morir la tarde.

#poemasaromadosacafé

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Amor efímero


Como una mañana de primavera

llegaste a mi vida,

una mañana oscura, fría,

distante,

pasaban los días

y  no te acercabas.

El tiempo corría,

poco a poco pasaste a ser verano,

alargaste los días y calentaste mi alma,

las noches ardientes volaban en la distancia,

los días calurosos perlaban nuestros

cuerpos de amor y ganas.

El otoño eclipso los sentimientos,

como árbol desnudo por ráfagas de viento,

nuestros sueños se fueron

disipando en las noches lluviosas,

diluyendo nuestros sentimientos.

El duro invierno trajo la dura indiferencia,

la soledad más fría inundo un corazón

más duro que un diamante si cabe.

Las tormentas de lágrimas borraron

el rastro de nuestras mentes.

¿Fue un sueño? ¿O tan solo un delirio febril?

Nunca se sabrá,

pues el tiempo borró el rastro,

de un efímero amor.

Escribir jugando -Noviembre 21-


Después de unos meses -cerca de un año- sin publicar en este reto de Lídia Castro Navás «Escribir jugando» retomo el reto con el beneplácito de la anfitriona, si me lo concede.

La diosa de la sabiduría se uniría al dios de la vida, para dar comienzo a una nueva raza de seres, los hombres.

Unidos por el invisible hilo de la vida se encontraron por fin bajo las ramas del viejo sauce, no fue casualidad, la madreselva así lo dispuso desde su venida al mundo, en aquél paraje, dónde las ramas del sauce vibraban como las cuerdas de una lira, transmitiendo al aire una dulce melodía. 

75 palabras sin contar el título.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Llega la noche


Cuando recibas esté libro en tú casa. no lo abras, Nooo, porqué en el momento que levantes la portada y leas las primeras palabras, estarás perdido/a, Eyre ya está dentro, tú la has invitado a entrar en ti y su sangre corre por tus venas.

Cuando un humano invita a entrar a un vampiro en su casa, esté lo podrá hacer libremente cuando quiera, así que a partir de ahí ya no hay marcha atrás, tu la has dejado entrar, podrá alimentarse de ti y de tus sueños.

En esté caso eres tú quién se va a alimentar de ella y de su historia, te veras envuelto/a en una venganza , en una serie de asesinatos que no podrás olvidar fácilmente y te darás cuenta de que la policía poco puede hacer, no podrás olvidarla aunque lo pretendas Eyre ya es una parte de ti.

Cuando leí a Alex la primera vez (hace menos de un mes) me sorprendió la facilidad para expresarse, para narrarnos unas escenas tan vividas de una temática tan poco usual como el erotismo, si bien dicen que las escritoras son mejores que sus homónimos masculinos para esté genero como puede ser el erótico, ahora me vuelve a sorprender en el genero del misterio/terror, adentrándose en el mundo de la noche, y esos seres que lo habitan como son los vampiros, con todo el misticismo que los rodean.

Llega la noche.

La oscuridad nos envuelve.

y aún así,

vemos nuestros cuerpos con total nitidez.

Llega la noche.

El hambre recorre nuestros cuerpos,

 no hay alimento que me sacie de ti,

no hay liquido que aplaque mi sed.

Llega la noche.

Mi cuerpo inquieto busca tu piel,

mis dedos recorren tu ser,

como un ciego en braille comienza a leer,

 con ansiedad, con ímpetu y delicadeza a la vez.  

Llega la noche.

El sudor nos impregna la piel

hasta el amanecer.

entre besos y caricias corre el tiempo

y la noche con él.

La noche se va.

y tú te vas también,

cierro los ojos buscándote,

aún sabiendo que no te veré,

hasta que la noche vuelva a caer.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Llueven versos


Hoy está el cielo encapotado,

la lluvia amenaza con caer,

los primeros versos caen tímidamente,

 empiezan a recitar a cantaros,

o mejor debiera decir a nacer.

Los poemas comienzan a correr ladera abajo,

hasta encontrar un hueco,

una lengua que al mundo los quiera lanzar,

que aquellos que los quieran escuchar

con ellos se puedan deleitar.

Poemas de amor,

de odio,

de calor,

de dolor.

Poemas que salgan al mundo,

que vuelen de boca en boca.

Poemas para recitar en las sobremesas,

en los cafés, entre tertulianos,

entre amigos y amantes…

de la literatura.

Dejemos la lluvia caer,

y empape a aquellos

que duden que los poemas

riegan, germinan y fertilizan

mentes y corazones.  

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9