La Semilla


Mis manos se hunden

en la tierra esponjosa,

con los dedos, la aireo,

la ahueco lentamente,

mis uñas,

ennegrecidas,

levantan el sustrato,

 para introducir en ella,

con el mismo cuidado

que una madre mecería su niño,

una semilla,

 que el viento arranco

de aquel viejo árbol

ya casi acabado,

sus ramas secas,

muertas hace ya años,

van cayendo despacio.

El tiempo,

las va resquebrajando

y el pobre árbol,

lentamente,

se va desintegrando,

aún así lucha no ha acabado,

por pervivir,

sigue peleando.

Una rama,

 aún verde,

 en su existir,

da su fruto,

el que le ha de sobrevivir,

sabe que es su último verano,

su último suspiro,

su último esfuerzo

por dejar su legado,

una semilla,

que el viento le ha arrancado.

Ahora,

solo quiere que la tierra la abrace,

que con su calor,

la haga madurar,

que germine en la próxima primavera.

Sin saber, que cayó en mis manos,

y que con cariño y paciencia

a la vida le he de traer,

que el gen que le ha transmitido,

con el tiempo lo haga crecer

y florecer.

Que la belleza que su padre

mostró durante décadas,

vuelva a reflejarse

en la figura del hijo

que le ha de preceder.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

2 comentarios en “La Semilla”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s