Todas las entradas por antoncaes

Me gusta leer, escribir,pescar, viajar, la fotografía, crear vídeos-reportajes. Hablar con mis amigos y aprender cosas nuevas, siempre estoy dispuesto a superar nuevos retos..

Camino del bosque oscuro


Escalones de naturaleza marcan nuestras vidas, desde de nacemos hasta el día que dejamos de existir.

Vamos recorriendo los senderos que dirigen nuestro destino día a día.

Por verdes senderos que van ascendiendo levemente entre pinos centenarios y helechos patriarcales se abren camino hacía el bosque oscuro.

Donde nuestros terrores se hacen realidad y marcan nuestras vidas hasta el final de aquello que nuestros sueños  nos lleno de terror.

Seguimos ascendiendo en busca de la claridad que en la cima de la escalera nos espera y nuestras pesadillas desaparezcan al despertar.

Los números de 2014


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.900 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 32 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

La Reunión


El silencio llena la sala, las sillas colocadas como un escuadrón esperando a ser pasado revista, esperando a que lleguen sus ocupantes y las vayan ocupando. Poco a poco el silencio se va llenando de murmullos y acaban en voces estridentes, sin acierto, ni concierto.

Un voz se alza entre las demás, se hace oír por encima del griterío reclamando su atención. Alza la voz imponiendo su liderazgo, no todos obedecen a su imposición, siempre hay alguno que intenta destacar ante los demás y creer que su ironía esta llena de gracia, que absurdo, que ignorante al creerse más importante.

Cuando algo se hace por el bien de la mayoría es de idiotas pensar que mi pensar es mejor que el de los demás e ironizar hacía aquellos que trabajan por y para el bien de los demás, sin pedir nada a cambio, sin llegarse a quejar, que ambigüedad yo te doy si tu me das, y a esto llaman soliradidad.

Si esto es así ¡Viva la hipocresía y la necedad!

El Pozo de la Desesperación.


¿Donde estoy, como he llegado hasta aquí?

No veo nada esta todo negro, ¿Me habré quedado ciego?

Chillo y oigo e eco de mi voz elevándose y apagándose poco a poco. Miro hacía arriba siguiendo el sonido del eco, pero sigo sin ver nada.

Muevo las manos y noto que estoy dentro de un liquido, pero que raro no siento humedad alguna por mi cuerpo, es como si estuviera rodeado de agua pero esta no moja, chapoteo lo oigo pero no noto que me moje la cara.

Me muevo despacio para buscar una salida y cuando llevo cinco o seis paso toco un pared parece de piedra pero no lo es, rugosa, dura y con algunas grietas por lo mi tacto puedo discernir, pero no es piedra eso lo se, aunque tampoco se lo que es; voy siguiendo la pared despacio buscando un resquicio por donde salir, ando y sigo andando pero la pared no se acaba, hasta que me doy cuenta que ando dando vueltas.

Sigo la pared buscando algo que me sirva de referencia y  corroborar mis sospechas, tanteando tanteando encontré un grieta a la altura de mis ojos, algo más ancha que las otras y la tome como guía; Volví a recorrer el perímetro del lugar en el que me encontraba despacio y al cabo de un tiempo, (no sabía cuanto por que no tenia noción en la oscuridad.) Encontré de nuevo la grieta que había tomado de referencia, por lo que ya estaba seguro de encontrarme en un lugar circular como un pozo o algo muy similar.

Una vez que ya sabía lo que tenía alrededor intente sumergirme en ese liquido que no mojaba y comprobar si habría alguna gruta o agujero por el que poder buscar una salida, lo intente una y otra vez pero no podía estar mas de tres o cuatro segundos debajo de aquel liquido, por que se me oprimían los pulmones hasta el punto de que me daba la sensación de que me iban a estallar en el pecho. Solo había una opción subir y salir de este pozo en que me hallo metido, por lo que empecé buscando grietas donde apoyar las manos y los pies, mire hacía arriba pero seguía ciego la oscuridad era total e impenetrable. Afiance los pies en unas grietas y me fui elevando para buscar asidero para las manos, primero una y luego la otra, los primeros metros parecieron eternos no se cuanto tiempo había transcurrido pero me parecieron días y estaba exhausto me dolían los brazos, las piernas, me dolía hasta el último músculo de mi cuerpo, pero debía seguir e intentar buscar algún resquicio donde poder descansar un poco, subí un poco mas y al mirar hacía arriba me pareció vislumbrar algo de claridad me pase la mano por delante de los ojos y vi la silueta, no estaba ciego si no que abajo me encontraba en la más absoluta oscuridad, tenia que ascender si quería salir de aquel agujero negro y ver la luz de nuevo.

Cuanto más ascendía más tiraba de mi el agujero, era como si me tratara de  absorberme de hecho al comienzo de mi ascensión había caído una y otra vez en el liquido del fondo, que parecía amortiguar mi caída, pero ahora estaba a un altura considerable y debía ir con mucho tiento por miedo a dar un paso en falso y caer al fondo, seguramente nada me salvaría de una muerte segura. Cada metro que ascendía más claridad se veía arriba pero aún estaba muy lejos de llegar, cuando no me agarro bien a una grieta y doy un paso en falso me resbalo pared abajo, y me tengo que sujetar como puedo intentando en todo momento no volver al fondo, hasta el punto que he perdido las uñas por el camino tengo los dedos de las manos y los pies en carne viva, he llegado a pensar en dejarme caer al fondo y quedarme allí hasta quien sabe cuando y en esos momentos es cuando más fallo a la hora de agarrarme. pero algo en mi interior me obliga a buscar un resquicio en el que sujetarme para volver a intentar ascender poco a poco.

  • Quizás algunos no lo vean con buenos ojos o quizás ni lleguen a entenderlo nunca, pero esto es desde mi punto de vista la lucha que tiene una persona que sufre algún tipo de depresión, hay muchas personas que se dejan caer al fondo del pozo del que no vuelven a salir jamás, pero otras luchan una y otra vez hasta que la luz les ciega, pueden tardar semanas, meses o años.

Esta es siempre mi experiencia personal y cada persona tiene la suya y lo ve  según su experiencia.

Pozo 2

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Cadena de Amistad.


Nos junto el azar como por casualidad y nuestros destinos unidos iban a quedar.

No importa como fue, pero una gran amistad acababa de nacer.

Somos tan distintos que parece inaudito que personas tan dispares compartieran tantas bondades.

Somos eslabones soldados por la amistad sujetando un barco de felicidad.

Pocos ratos compartimos aunque llenos de dulces momentos, regados con el sabor de la fraternidad.

No estamos todos los que debemos estar, pues siempre se echa de menos a unos pocos más.

Siempre nos queda la ilusión de que pronto en una de esas fotos de grupo todos salgamos y grandes momentos compartamos, que nadie pueda romper las soldaduras del amistad y que deje a la deriva otro barco de felicidad.

1471399_563347433799286_4976510589840406193_n

Victima de tus palabras.


La vida te hace ver aquello que nadie debiera ver, personas que creías buenas te demuestran que estabas equivocado que su corazón esta negro de odio y rencor, que su mente esta corroída por la maldad que no reparan en ocultar.

Que las palabras hacen más daño que mil espadas, y quien las recibe queda marcada por su maldad.

Contra las víboras solo hay una solución cortar la cabeza y el veneno se acabo,

Si nos diéramos cuenta del daño que hacen las palabras las mediríamos mejor, por que una vez lanzadas grabadas quedaran, como no las graba ni el mejor escultor.

Hay personas que no miden sus palabras, ni recapacitan en el daño que estas causan, si las dijeran delante de un espejo hasta su reflejo la espalda le daría.

Si aún les queda un poco de corazón pedirían perdón y se arrepentirían.

Pero como alguien dijo una vez serás esclavo de tus palabras y victima de tus acciones, todo lo que hagas te será devuelto en su justo momento.