Archivo de la categoría: Relatos

Si te gusta leer lee. Si te gusta escribir escribe.


A lo largo de esta corta vida que llevo vivida, que son solo 46 años he leído unos cuantos libros, comencé mi pasión por la literatura cuando contaba con unos once o doce años, me regalaron para Reyes tres libros de una colección de libros juveniles que son clásicos y adictivos, por que creo que muchos y muchas nos hemos enganchado a la lectura con estos tipos de libros. Los tres que me regalaron fueron “La Flecha Negra” escrita por Rober Louis  Stevenson. “2000 Leguas de Viaje Submarino” de Julio Verne y “La Vuelta al Mundo en 80 Días” también de Julio Verne.

Flecha NegraLa vuelta al mundo

Fue tal mi afán por leer y conocer nuevos mundos y nuevas historias que iba ahorrando el dinero de la paga para comprar más libros de aquella colección, “Sandokan” de Emilio Salgari, “Ton Sawyer” de Mark Twain, y otros muchos.

Sandokan.Ton Sawyer

Pasados unos años ya contaba la edad de dieciséis o diecisiete años mas o menos llego a mis manos un libro de Stephen King titulado Cristine, era el primer libro de literatura de terror que leía y me fascino por lo que me procure hacer con mas títulos de esta modalidad para mi recién descubierta, a Cristine le siguieron, Cementerio de animales, Cujo, El Replador, Carrie, y otros cuarenta títulos más de este mismo autor también se sumaron títulos de otros autores del mismo genero como Peter Straud o Dean R. Koonz.

El ResplandorCujo

Pero si alguno me marco definitivamente como ávido lector, y me demostró a mi mismo que me gustaba cualquier tipo de literatura fue sin duda El Señor de los Anillos y poco después el Hobit de Tolkien. A partir de aquí es cuando tuve que reconocerme a mi mismo que era un adicto a la lectura, no a leer un libro, o a un tema determinado, si no a cualquier tipo de lectura, Clásica, contemporánea, poesía, fantástica, ficción, etc. Toda tiene su pequeño gran placer, al leer sus paginas y sumergirte en las historias que cuentan sus autores entras en un mundo nuevo en el que tu eres el que controla la historia.

El señor de los amigos.

Si un libro me ha fascinado, -aunque a lo largo de los años han sido más de uno podría ponerme a nombrar títulos y tardaría muchos folios en acabar y siempre me dejaría alguno atrás,-  ha sido “Shogún” de James Clavel, por como relata la vida de los samuráis del Japón de aquella época y otro que por su respeto a las leyes de su  pueblo y a las  costumbres  del mismo es “Tuareg” de Alberto Vázquez Figueroa.

ShogunTuareg

Con el tiempo empecé a escribir algunos poemas cortos por el mero hecho de escribir aquellas palabras que venían a mí mente, no tenía intención de guardarlos ni publicarlos era siempre por el gusto de hacerlo, por motivos de trabajo lo aparque por falta de tiempo y de inspiración, pero hace unos meses alguien me alentó y animo a volver a escribir poesía. Se pueden leer en este blog o en http://www.poemas-del-alma.com/.

Lo que me ha llevado a leer a poetas que antes no leía,  García Lorca, Antonio Machado y otros tanto poetas que a lo largo de estos dos últimos siglos nos han dejado un legado muy importante por último reseñar a un paisano de esta tierra Extremeña Felipe Trigo con su gran obra el médico Rural y como no a Luis Chamizo otro paisano con una gran poesia como es La Nacencia narrada en el antiguo dialecto de esta nuestra tierra El Castuo.

Si algo te gusta no lo dejes hazlo, y si encima se te da bien pues mejor que mejor, lo pensé y he vuelto a coger un bolígrafo, – bueno ya bolígrafos se usan poco, es más ponerse delante de un teclado y darle a las teclas, una palabra y luego otra, un verso, una frase, un párrafo, hasta formar una poesía que me agrade. Y después me atreví a dar un paso más allá y publicar algunos de los poemas que he escrito, teniendo muy buena aceptación por parte de las personas que los han leído.

Gracias por perder unos minutos en leer este post.

Pesadilla


Me desperté de repente, no sabía donde me encontraba, me puse en pie y vi una ventana, no, no era una ventana, era un cristal, una mampara que separaba la estancia en dos, había gente al otro lado, personas que no conocía, aunque algunas me recordaban a alguien. Pero no podía centrar la cara de ninguno las veía difusas, algo borrosas o tal vez era yo el que se movía en una especie de bruma un poco espesa, los oía hablar pero no entendía nada, movían los labios muy despacio, como a cámara lenta, parecía que el tiempo se estuviera deteniendo a mi alrededor. Eran murmullos apagados y sin embargo los tengo tan cerca al otro lado de este cristal, recorro la sala en la que me encuentro buscando una manera de salir, de pasar al otro lado necesito preguntarles que me esta pasando por que los veo tan raro.

¡Por fin! Encuentro una puerta y la traspaso sin darme ni cuenta, me acerco a una señora que esta mirando a través de la mampara con mucha atención y con lagrimas en los ojos.

¿Oiga que pasa, que mira y por que llora? ¿Me oye? Que raro estoy a un palmo de ella y no parece darse cuenta de que estoy a su lado, no parece oírme.

Me empiezo a poner nervioso no entiendo nada de lo que ocurre parece que no  me ven, ni me oyen, como si no estuviera aquí, me acerco a la mampara donde toda persona o grupo de personas que entra en aquella sala se dirigen en primer lugar y luego van hacía un grupo de personas que no puedo ver por que siempre hay gente delante tapándome la visión. Una vez delante del cristal miro hacía su interior ¡No puede ser, no es posible, que esta pasando! Ese que esta ahí soy yo, pero si estoy aquí, me miro las manos las veo como siempre, me miro al cristal y veo mi reflejo en el. Entonces que pasa, ¿Por qué ese que esta ahí en esa caja se parece tanto a mí? No entiendo nada, quizás las personas que están en ese grupo y no puedo ver sepa decirme que ocurre. Me dirijo hacía ellas y intento pasar entre la gente que esta delante pero no se apartan y sin embargo paso sin dificultad.

Oigo a una mujer a mis espaldas exclamar ¡Jesús que escalofrío me ha dado! como si hubiera pasado un espíritu a través de mi, la que esta a su izquierda le contesta, anda mujer que siempre estas igual, no se para que vienes con lo aprensiva que tu eres. Me arrimo mas hacía esas personas que tan misteriosamente se ocultan a mi vista y cuando estoy a punto de llegar me quedo petrificado. No puede ser esto debe de ser una equivocación, esto no puede estar pasando, es mi mujer y mis hijos están llorando sin consuelo, las personas que están a su lado les hablan con palabras de amor y con mucha ternura, pero no logran calmarse, me acerco temeroso muy lentamente y voy alargando la mano para tocar su rostro y secar sus lagrimas que supongo que son por mí, ya habrá tiempo de preguntas lo que me importa y me rompe el corazón son esas lagrimas que les caen a mis seres queridos lo demás puede esperar.

Ya casi toco su cara siento la humedad de sus lagrimas y cuando la voy a acariciar suavemente abro los ojos y estoy en mi cama mi corazón va a mil, miro a mi izquierda y ahí esta mi mujer durmiendo placidamente, me incorporo en la cama bañado en sudor, todo ha sido tan real.

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9