Archivo de la etiqueta: Antoncaes

#Juevesdecafé


El momento

Ha llegado el día,

y el momento,

de recitar unos versos,

aquí sentados junto a la chimenea

en la que el crepitar del fuego,

el olor a madera quemada

y a café recién hecho

nos acompaña.

He aquí mis versos recitados

con el cariño de un niño

o más bien

de un adolescente enamorado.

Supe que nunca te tendría,

que tu amor para mí no sería,

la distancia es un hándicap.

El tiempo? Una frontera.

La montaña? Una barrera.

El mar? Una losa acuosa.

Aún así sería capaz de parar el tiempo,

atravesar las barreras o levantar mil losas

si tú me lo pidieras.

Si tú amor fuera el elixir

que me llenara de vida,

si tú me quisieras,

si el calor de tú cuerpo fuera la energía

que hiciera que mi corazón latiera,

 y sus pálpitos una canción que arrullara mis sueños.

#juevesdecafé #caféconlosamigos

#Juevesfecafé


Y se fue.

Y vino uno nuevo.

Y la vida sigue igual,

encerrados sin poder

hacer algo más que escribir

al amparo del ayer.

Sorbiendo lentamente

tragos amargos de hiel,

pasan las horas, los días,

nada parece diferenciar

lo ocurrido de lo que ocurrirá.

Sentado, sentido sintiendo el sabor del café,

espero que pasen los días, la olas

y el mar nos junte otra vez.

#Juevesdecafé #Caféconlosamigos

Escribir jugando -Enero-


Micro escrito para el reto de Lídia Castro Navás, escribir jugando del mes de enero.

En su interior

Le regalaron un frasco muy pequeño, le dijeron que no podía abrirlo hasta el 5 de enero de 1879 para hacerlo, pero ella no podía esperar tanto, por lo que puso el frasco al trasluz de una bombilla quería saber que contenía. Se quedo pasmada con lo que veía estaba lleno de mundos, cada uno diferente a los otros, quiso ver más e incluso pertenecer a uno que le enamoro, así que no pudo aguantar más y abrió el frasco, al quitar el tapón fue absorbida y cuando abrió los ojos estaba en su nuevo mundo.

96 palabras sin contar el texto.

Lágrimas deshidratadas


Imagen de Enrique Meseguer en Pixabay 

Reina el silencio

en el país del llanto.

Ni el murmullo de un lamento

perturba la paz que se respira en el aire,

las lágrimas deshidratadas llenan el suelo,

esperando a que las lluvias

las rehidraten,

y las hagan

correr de nuevo

por los desfiladeros de tus ojos,

y llenen de vida tus mejillas,

con ese color sonrojado

que una vez me tuvo enamorado.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

#Juevesdecafé


Imagen de Engin Akyurt en Pixabay 

Un café y un año en blanco, para llenar de versos, poemas y como no, amistad.

Ya se va

Suenan las campanas de un año más que se va, este se ha llevado a muchos y ganas hay de que se acabe ya, como si el que llegue los va a resucitar.

Es un año de dolor y malestar si el nombre solo, veinte veinte, ya lo dejaba claro y bisiesto para rematar, trescientos sesenta y cinco días de martes y trece o de viernes trece, qué más da.

Lo vamos a despedir con uvas y champan, con alegría y satisfacción  como si con él se nos fuera el dolor.

Pero antes de esto nos queda recitar unos versos, acompañados de todos los que esté año nos confortaron con su amistad.

Junto a una taza de café los poemas saben/salen mejor, más dulces, más cremosos, con más sabor.

Feliz entrada de año, la salida por mala que sea será una satisfacción.

Nos leemos el año/jueves que viene en este bella sección que es #juevesdecafé y #caféconlosamigos

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

#Juevesdecafé


Noche de paz,

noche de amor.

Noche de café y turrón.

Vamos a celebrar juntos

con poemas esta Navidad

que sepan todos

que es poesía

para disfrutar,

sin olvidar a aquellos

que ya no están,

algunos pensarán

que es un año para olvidar,

¡Eso  jamás!

Es un año para recapacitar,

para pensar,

para que no suceda más.

Es un año para aprender,

que el goce de unos

a muchos nos hace perder.

Es un año para seguir teniendo fe.

Para creer,

que en esta vida

la vida se puede perder,

que lo que perdura

es lo que dejes hecho de bien.

Que lo que quede escrito

en el mañana podrán leer,

así que este jueves

dejo plasmado

este poema que

junto a mis amigos,

como cada jueves

os solemos traer,

solo deciros que

en este jueves de café

 de turrón y polvorón.

Feliz Navidad.

#juevesdecafé #caféconlosamigos

#Juevesdecafé


Dejo

Dejo que el calor de esta taza

caliente mis manos.

Dejo que el humo ascienda despacio,

junto a mis pensamientos.

Dejo que el sabor llene mi boca.

Dejo que el tiempo se pare en este momento.

Dejo que este momento me embargue

y me traslade en el tiempo.

Dejo que mis recuerdos

llenen mi mente,

trayendo el ayer al presente,

sin que emborrone el futuro.

Dejo que la música llenen mis oídos.

Dejo que los poemas llenen mis vacios.

Dejo que el café caliente mis manos,

que escriban las letras

que formen mis poemas.

#juevesdecafé #caféconlosamigos

¡Vuelve la navidad!


La pandemia sigue provocando furor,

no se puede decir ¿Dónde va?

Está en todos lados,

provocando dolor sin parar

y sin ganas de acabar.

Como no pedir a este 2020

que se marche,

que no mire atrás,

si no es para devolver

a los que se llevó sin compasión.

Dicen que es la mejor época del año,

sin embargo a pocos les gusta celebrar

que ya muchos se fueron, unos por edad,

¿otros? Otros se fueron sin más,  

dejaron este mundo injustamente,

no vale eso de… era su hora,

tenía que llegar.

Encendemos una vela para recordar

a aquellos que ya nos dejaron,

grandes, chicos, ricos o pobres,

no hay distinción para

la señora de la guadaña.

Y sin embargo un año

más volvemos a decir.

Feliz Navidad.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

#Juevesdecafé


Remuevo el azúcar,

 y creo con la cucharilla

un torbellino de emociones,

que acaban en el fondo

mis gozos con los posos.

Y aún así seguimos gozando

de los posos del fondo,

del fondo de los pozos,

porque hasta en el fondo

del pozo hay un mundo

por descubrir.

Y llueve en el exterior,

llueve a cantaros,

y siento como la humedad

empieza a subir por mis pies,

 el agua entra a raudales,

asciende por mis piernas,

muslos y cadera.

Intento  trepar por la pared

lisa de aquel agujero,

no encuentro un resquicio

donde asirme, 

ya la tengo en el pecho.

Los nervios me atenazan el estomago,

como si me agarraran por las tripas

 y las anudaran unas con otras.

El agua sigue subiendo

ya me tapa la boca,

no puedo gritar,

para qué,

si nadie me va a escuchar.

Poco a poco me cubre entero,

cierro los ojos,

me dejo llevar.

Siento el frío recorrer mi cuerpo,

siento la negrura a mi alrededor,

siento mi cuerpo flotar en el liquido

amniótico que me absorbe

y me abraza en la oscuridad.

Pasan por mi mente

todos los momentos vividos

que me pesan como

un lastre,

y los dejo ir,

me siento más ligero.

Ya puedo dejar que la negrura me lleve,

y sin embargo la claridad me hace

daño a través de mis ojos cerrados.

Es como si al dejar pasar los malos momentos

me hubiera descargado de todo,

me haya vuelto más ligero haciendo

que mi cuerpo salga a la superficie

de este pozo negro lleno de posos

que estaba tragando.

Será que he vuelto a nacer

o al menos a vivir otra vez.

Vuelvo a saborear la dulzura

de un rico y aromático café,

no volveré a dormir mientras

remuevo la taza,

 no quiero volver a soñar.

#velehay #juevesdecafé #caféconlosamigos #antoncaes