Archivo de la etiqueta: Escribir jugando

Escribir jugando -Enero 22-


Está es mi participación al reto de Lidia Castro Navás escribir jugando del mes de enero 2022.

La Bruja Blanca

Cuando la bruja blanca volvió visitar a los Umay los hijos de la tundra, habían pasado de tres generaciones Muage se presento junto a su diosa en forma de lechuza blanca. Al llegar al poblado algo había cambiado, las chozas de paja habían desaparecido, ahora eran de algo que llamaban ladrillos, más duro y resistente.

 Una de aquellas cabañas llamó su atención, se acerco a mirar, vio que había una imagen .

 -¿Quién es?  pregunto a una mujer que pasaba en ese momento.

-La diosa Blanca, ella nos protege.

Entró y dejo un jarrón de oro en el altar.

99 palabras sin contar el título

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando -Diciembre 21-


Esta es mi aportación al reto de Lídia Castro Navás, escribir jugando, correspondiente al mes de diciembre 21.

Invasores

Cuando aparecer aquel punto negro asomo en el horizonte, supieron que nada bueno podía traerles, la sacerdotisa fue llamada para que pidiera a los dioses que hiciera desaparecer aquél nuevo y desconocido peligro, la chamán espero a que saliera la luna, preparo el altar con su hoguera, y tras el rito inicial en las llamas realizo una serie de runas, un mientras  cantico ininteligible salía de sus labios, el rito duro hasta el amanecer.

Al salir el sol, unos palos destrozados inundaban la playa. Los dioses les habían escuchado, la tormenta destrozó aquel barco contra las rocas de la costa.

100 palabras sin contar el texto.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando -Noviembre 21-


Después de unos meses -cerca de un año- sin publicar en este reto de Lídia Castro Navás «Escribir jugando» retomo el reto con el beneplácito de la anfitriona, si me lo concede.

La diosa de la sabiduría se uniría al dios de la vida, para dar comienzo a una nueva raza de seres, los hombres.

Unidos por el invisible hilo de la vida se encontraron por fin bajo las ramas del viejo sauce, no fue casualidad, la madreselva así lo dispuso desde su venida al mundo, en aquél paraje, dónde las ramas del sauce vibraban como las cuerdas de una lira, transmitiendo al aire una dulce melodía. 

75 palabras sin contar el título.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir Jugando. Febrero ’21


Este es el micro para el reto de Lidia Castro Návas, «Escribir jugando» correspondiente al mes de febrero.

Inocencia

Las nubes atraían la mirada del niño como si fueran un imán, se pasaba las horas imaginando las formas que tomaban en el cielo azul. En ese momento se fijo en una que parecía un castillo sujeto a un inmenso globo, el viento arrastraba aquel globo como si fuera una hoja recién caída de uno de los árboles del paraíso.

Le pregunto a su padre como se llamaba aquellos inmensos globos, a lo que el padre le respondió.

— Aerostato.

—Sí, ya veo que esta to, ¿pero cómo se llama? -le respondió con toda la inocencia de la edad.

98 palabras sin contar el texto.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando -Enero-


Micro escrito para el reto de Lídia Castro Navás, escribir jugando del mes de enero.

En su interior

Le regalaron un frasco muy pequeño, le dijeron que no podía abrirlo hasta el 5 de enero de 1879 para hacerlo, pero ella no podía esperar tanto, por lo que puso el frasco al trasluz de una bombilla quería saber que contenía. Se quedo pasmada con lo que veía estaba lleno de mundos, cada uno diferente a los otros, quiso ver más e incluso pertenecer a uno que le enamoro, así que no pudo aguantar más y abrió el frasco, al quitar el tapón fue absorbida y cuando abrió los ojos estaba en su nuevo mundo.

96 palabras sin contar el texto.

Escribir jugando -Diciembre-


Este es el microrelato para el reto de Lídia Castro Navás escribir jugando, correspondiente al mes de diciembre.

Cuando Barba Roja, se dispuso a recoger el tesoro que tenia enterrado en el bosque de los abedules, se encontró con que todo había desaparecido, lo que antaño fue un bosque  ahora era un parque, cavo y cavo sin parar por todos lados, pero su tesoro no aparecía, de rabia y frustración lanzo la pala todo lo lejos que pudo, ahora no podría construir el palacio de las mareas, la taberna con la que siempre había soñado retirarse de sus andanzas en el mar.

83 palabra.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando (Noviembre)


Este es mi aporte al reto escribir jugando de Lídia Castro Navás para de este mes de noviembre.

Hay cosas que nunca cambian

Corrían los años raudos, hemos llegado a 1908 y aún Caronte sigue cobrando lo mismo, una moneda  por cruzar a las almas condenadas  el estigia, algunos se creen más listos que los ratones colorados y tratan de engañarlo  para ahorrarse el viaje, pero él, que sabe más por viejo que por zorro, los deja hacer, hasta que llegan a la mitad del lago, donde los arroja para alimento a las bestias del inframundo.

73 palabras.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando -Marzo-


Esta es mi participación para el reto de Lídia Castro Navás escribir jugando correspondiente al mes de marzo.

Shintra

Salió a cazar por primera vez, se adentro entre la espesura del bosque a pesar de las advertencias de su padre. Escuchó un ruido, se interno entre los árboles muy despacio, una luz blanca refulgía cerca de la laguna, se quedo atónito de sorpresa, era un león de luz que resplandecía, se dispuso a disparar, una voz le habló.

—Hola Tambo, sal que te vea, se que estás ahí dispuesto a dispararme esa flecha.

Tambo se quedo paralizado por el miedo. Se adelanto despacio, a la vez que guardaba la flecha es su carcaj.

—¿Quién eres? —Shintra, Dios del bosque.

100 palabras

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Reto escribir jugando -Febrero-


Este es mi micro para el reto escribir jugando de Lídia Castro Navás correspondiente al mes de febrero.

La abuela se encontraba sentada en su cómodo sillón, dormía su siesta, mientras soñaba con aquellos días en que era joven, y en sus sueños veía a todas aquellas personas que habían pasado por su vida y que ya habían partido, sonreía como una niña de felicidad, mientras el dado de la fortuna sacaba el final, su vida se consumía como una cerilla encendida.

Así la encontraron al llegar el día, sonriente y felizmente dormida, con su vida plena, consumida por una taza de té y miles de recuerdos.  

89 palabras.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Escribir jugando -Enero-


Este es el micro para el reto de Lídia Castro Navás. Escribir jugando correspondiente al mes de Enero.

Un duende para regalar

Todos los años para las pascuas Elia empieza su labor del duende navideño. Cada seis de enero sale repartir los regalos que los Reyes Magos traen a los niños, hace lo que más le gusta, aún a sabiendas de que es un trabajo fugaz, pero le encanta trabajar a la luz de las estrellas y ayudar a que los niños a sean felices con sus regalos. Es lo bueno de ser un duende de la Navidad, a pesar de que es el último cometido antes de volver a casa y empezar a organizar las navidades del siguiente año.

98 palabras.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9